Healthy Habs, No Diets

Yema de huevo: ¿sí o no?

June 10, 2019

Fotografía tomada y editada por Giselle Cantú

 

Siempre se ha dicho y hasta se ha hecho una LEY que si comes más huevos de los recomendados, se aumentará tu colesterol sanguíneo y podrás tener problemas cardiovasculares a futuro.

 

En este artículo te explico la realidad de cómo actúa el huevo en nuestro organismo, y además te JURO y PERJURO que la yema de huevo no te ocasionará absolutamente NADA.

 

Espero que disfrutes este artículo.

 

 

 

Huevo: composición básica

 

Hablaremos del huevo de gallina, el cual es el tipo de huevo que la gran mayoría de las personas consume.

 

Un huevo entero (sin cáscara) está compuesto de clara (63.75%) y yema (36.25%). La clara contiene un poco más contenido de proteínas que la yema. Poniendo un ejemplo, dos huevos enteros contienen unos 14 gramos de proteína en total. Si desglosamos de donde proviene esa proteína, 8g son de las claras y 6g de las yemas.

 

 

 

¿Quién dijo que el consumo de huevo es dañino?

 

Si tenemos que culpar a alguien, en haber satanizado a los huevos y las grasas saturadas, es el fisiólogo norteamericano Ancel Benjamin Keys.

 

En los años 50s, el llevó a cabo un estudio titulado Estudio de los Siete Países. Gracias a los resultados de ese estudio, el creó la teoría que el colesterol dietético es perjudicial para la salud, debido a “que aumenta la prevalencia de enfermedades cardiacas” (así es, lo pongo entre comillas).

 

Desde que se publicó dicho estudio en 1977, todas las organizaciones mundiales relacionadas con la salud, recomendaron reducir drásticamente la ingesta de grasa en la dieta diaria. Desde ese entonces, poco a poco se fue cambiando nuestra mentalidad hasta la actualidad, haciéndonos creer que consumir demasiado colesterol (principalmente proveniente del huevo) es malo y tapa nuestras arterias, cuando ahora según nuevas investigaciones es TODO lo contrario.

 

Yo sé, es difícil de creer…

 

ACTUALMENTE existe demasiada evidencia científica que dice que el consumo de huevo es BENEFICIOSO para la salud.

 

Después de muchos años, el Estudio de los Siete Países ha sido analizado demasiadas veces. Han sido ya muchos investigadores importantes que han cuestionado los ideales descritos por Keys. Uno de ellos fue el importante cardiólogo Michael Oliver. La conclusión actual es que es un estudio mal realizado y con una fiabilidad nula.

 

 

 

Que nos dice la ciencia actual…

 

Estoy muy muy feliz en empezar a escribir este apartado, por fin, evidencia científica que avale que me podré comer mis dos huevitos estrellados TODOS los días:

 

 

1.

Los huevos son altos en colesterol, pero no afectan el colesterol en la sangre

 

Parece magia, pero déjame te explico...

 

Es cierto que los huevos son altos en colesterol. De hecho, un solo huevo entero contiene 212 mg de colesterol, en el cual esta cifra es más de la mitad de los 300 mg que se recomiendan de colesterol en un día.

 

Teniendo en cuenta lo increíblemente importante que es el colesterol, el cuerpo ha desarrollado métodos para asegurar que siempre tengamos bastante colesterol disponible.

 

Debido a que conseguir colesterol de la dieta no siempre es una opción, nuestro grandioso hígado es capaz de producir por sí solo grandes cantidades de colesterol todos los días.

 

Pero nuestro organismo tiene un método de compensación: Cuando nosotros consumimos más colesterol (por ejemplo, más huevos), el hígado produce menos colesterol para poder nivelar nuestro colesterol en sangre.

 

Otra nota importante:

 

La respuesta a nuestro consumo de huevo depende del individuo:

  • En el 70% de las personas, el huevo no eleva el colesterol en lo absoluto.

  • En los 30% restantes, el huevo si eleva de manera LEVE, el colesterol total y el LDL (colesterol “malo”).

Pero ahí te va porque a este 30% de la población, no se debe de preocupar, al contrario son cambios beneficiosos. Los estudios muestran que los huevos cambian las partículas LDL pequeñas y densas a partículas LDL grandes.

 

Personas en el cual predominan en su organismo las partículas LDL grandes, tienen un MENOR riesgo de enfermedades del corazón a comparación de las personas que contienen partículas LDL pequeñas y densas. Así que si el huevo causa una elevación pequeña de los niveles de colesterol total y LDL, esto no es algo que debas de preocuparte.

 

Solamente existe una excepción: personas con trastornos genéticos como la hipercolesterolemia familiar o un tipo de gen llamado ApoE4 deben de minimizar o evitar los huevos

   

 

2.

Los huevos no se relacionan con enfermedades del corazón. Al contrario, mejoran el nivel de colesterol “bueno”.

 

El colesterol HDL, es el que se conoce como colesterol “bueno”. Personas que tienen niveles altos de este tipo de colesterol, generalmente tienen un menor riesgo de enfermedades cardiacas, infartos y otros problemas de salud.

 

Pero ahí te va la buena noticia: Comer huevos incrementa tus niveles de colesterol HDL. Existen varios estudios científicos que concluyen que el consumo de huevo entero aumenta los niveles de colesterol bueno.

 

 

3.

El huevo es muy alto en proteínas.

 

El valor biológico (cantidad de aminoácidos esenciales) del huevo entero es de 100 (se considera un alto valor biológico). Si retiráramos la yema, y nos quedamos únicamente con las claras (lo que comúnmente se hace en dietas para bajar de peso), el valor biológico cambia a 88. Es decir, que si separamos la yema de la clara, bajarás drásticamente su calidad proteica. Así que no tiren la yema, ¡por favoooooor!

 

 

 

4.

La yema de huevo es mucho más que colesterol, es más bien un alimento lleno de nutrientes necesarios para tu salud

 

  • Contiene micronutrientes importantes que hacen que sea un alimento fantástico. Ejemplos: vitaminas A, D, E, B1, B2, B12, potasio, calcio, hierro y fósforo. En cambio la clara es casi nula de micronutrientes.

 

  • Nos aporta ácidos grasos omega 3, los más conocidos: ALA, EPA y DHA

 

  • Son altos en luteína y zeaxantina, antioxidantes que reducen el riesgo de enfermedades oculares como la degeneración macular y cataratas.

 

  • Son muy ricos en colina, un nutriente del cerebro que más del 90% de las personas carecen de.

 

 

 

Conclusión

 

La ciencia nos dice que consumir hasta 3 huevos al día, te mantiene en condiciones óptimas de salud.

 

Sin embargo, he encontrado un estudio científico muy interesante, que trataba de un hombre de 88 años de edad que consumía 25 huevos por día y que su salud no se vio para nada perjudicada.

 

Los huevos son hiper mega deliciosos y son muy fáciles de preparar. Así que incluso si los huevos pudieran tener efectos adversos leves sobre el colesterol en la sangre (que no lo hacen), los beneficios del consumo de ellos seguirían siendo muy superiores a los negativos. Así que anímate, y NO le tengas miedo a la yema de huevo.

 

Espero que hayan disfrutado este artículo como yo lo disfrute al escribirlo.

 

 

 

Referencias Bibliográficas:

 

Blesso, C. N., Andersen, C. J., Barona, J., Volek, J. S., & Fernandez, M. L. (2013). Whole egg consumption improves lipoprotein profiles and insulin sensitivity to a greater extent than yolk-free egg substitute in individuals with metabolic syndrome. Metabolism: Clinical And Experimental, 62(3), 400-410. doi:10.1016/j.metabol.2012.08.014

 

Blesso, C. N., Andersen, C. J., Bolling, B. W., & Fernandez, M. L. (2013). Egg intake improves carotenoid status by increasing plasma HDL cholesterol in adults with metabolic syndrome. Food & Function, 4(2), 213-221. doi:10.1039/c2fo30154g

 

Bovet, P., Faeh, D., Madeleine, G., Viswanathan, B., & Paccaud, F. (2007). Decrease in blood triglycerides associated with the consumption of eggs of hens fed with food supplemented with fish oil. Nutrition, Metabolism, And Cardiovascular Diseases: NMCD, 17(4), 280-287.

 

Delcourt, C., Carrière, I., Delage, M., Barberger-Gateau, P., & Schalch, W. (2006). Plasma lutein and zeaxanthin and other carotenoids as modifiable risk factors for age-related maculopathy and cataract: the POLA Study. Investigative Ophthalmology & Visual Science, 47(6), 2329-2335.

 

El Harchaoui, K., van der Steeg, W., Stroes, E., Kuivenhoven, J., Otvos, J., Wareham, N., & ... Boekholdt, S. (2007). Value of low-density lipoprotein particle number and size as predictors of coronary artery disease in apparently healthy men and women: the EPIC-Norfolk Prospective Population Study. Journal Of The American College Of Cardiology (JACC), 49(5), 547-553 7p.

 

Fernandez, M. (2006). Dietary cholesterol provided by eggs and plasma lipoproteins in healthy populations. Current Opinion In Clinical Nutrition & Metabolic Care, 9(1), 8-12 5p.

 

Fernandez, M. (2012). Rethinking dietary cholesterol. Current Opinion In Clinical Nutrition & Metabolic Care, 15(2), 117-121 5p.

 

Goodrow, E. F., Wilson, T. A., Houde, S. C., Vishwanathan, R., Scollin, P. A., Handelman, G., & Nicolosi, R. J. (2006). Consumption of one egg per day increases serum lutein and zeaxanthin concentrations in older adults without altering serum lipid and lipoprotein cholesterol concentrations. The Journal Of Nutrition, 136(10), 2519-2524.

 

Gunnars, K. (2015). “Eggs and Cholesterol – How Many Eggs Can You Safely Eat?”. Recuperado el 18 de abril del 2016, de: https://authoritynutrition.com/how-many-eggs-should-you-eat/

 

Hu, F., Stampfer, M., Rimm, E., Manson, J., Ascherio, A., Colditz, G., & ... Willett, W. (1999). A prospective study of egg consumption and risk of cardiovascular disease in men and women. JAMA: Journal Of The American Medical Association, 281(15), 1387-1394 8p.

 

Jiang, Z., & Sim, J. S. (1993). Consumption of n-3 polyunsaturated fatty acid-enriched eggs and changes in plasma lipids of human subjects. Nutrition (Burbank, Los Angeles County, Calif.), 9(6), 513-518.

 

José María. (s.f.) HUEVOS: EL ORIGEN DEL MITO. Recuperado el 18 de abril del 2016, de: http://powerexplosive.com/huevos-el-origen-del-mito/

 

Katz, D. L., Evans, M. A., Nawaz, H., Njike, V. Y., Chan, W., Comerford, B. P., & Hoxley, M. L. (2005). Egg consumption and endothelial function: a randomized controlled crossover trial. International Journal Of Cardiology, 99(1), 65-70. doi:10.1016/j.ijcard.2003.11.028

 

Kern, F. J. (1991). Normal plasma cholesterol in an 88-year-old man who eats 25 eggs a day. Mechanisms of adaptation. The New England Journal Of Medicine, 324(13), 896-899.

 

Keys, A., Anderson, J. T., & Grande, F. (1965). Serum cholesterol response to changes in the diet: II. The effect of cholesterol in the diet. Metabolism: Clinical And Experimental, 14(7), 759-765.

 

Mayurasakorn, K., Srisura, W., Sitphahul, P., & Hongto, P. (2008). High-density lipoprotein cholesterol changes after continuous egg consumption in healthy adults. Journal Of The Medical Association Of Thailand = Chotmaihet Thangphaet, 91(3), 400-407.

 

Mutungi, G., Waters, D., Ratliff, J., Puglisi, M., Clark, R., Volek, J., & Fernandez, M. (2010). Eggs distinctly modulate plasma carotenoid and lipoprotein subclasses in adult men following a carbohydrate-restricted diet. Journal Of Nutritional Biochemistry, 21(4), 261-267 7p. doi:10.1016/j.jnutbio.2008.12.011

 

Njike, V., Faridi, Z., Dutta, S., Gonzalez-Simon, A. L., & Katz, D. L. (2010). Daily egg consumption in hyperlipidemic adults - Effects on endothelial function and cardiovascular risk. Nutrition Journal, 9, 28. http://doi.org/10.1186/1475-2891-9-28

 

Rong, Y., Chen, L., Zhu, T., Song, Y., Yu, M., Shan, Z., & ... Liu, L. (2013). Egg consumption and risk of coronary heart disease and stroke: dose-response meta-analysis of prospective cohort studies. BMJ (Clinical Research Ed.), 346e8539. doi:10.1136/bmj.e8539

 

Samman, S., Kung, F. P., Carter, L. M., Foster, M. J., Ahmad, Z. I., Phuyal, J. L., & Petocz, P. (2009). Fatty acid composition of certified organic, conventional and omega-3 eggs. Food Chemistry, 116(4), 911-914. doi:10.1016/j.foodchem.2009.03.046


Vander Wal, J. S., Marth, J. M., Khosla, P., Jen, K. C., & Dhurandhar, N. V. (2005). Short-term effect of eggs on satiety in overweight and obese subjects. Journal Of The American College Of Nutrition, 24(6), 510-515.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Soy Giselle, nutrióloga mexicana, viviendo en Texas. Floja para la cocina y práctica para el ejercicio, por eso hago ejercicio en mi casa gracias a YouTube.

 

En este blog encontrarás recetas rápidas y prácticas, utilizando ingredientes básicos. También productos que recomiendo de H-E-B.

Y por último, encontrarás artículos y opiniones con enfoque no-dieta y no-peso para que nunca más vuelvas a seguir una dieta ni a darle importancia a la báscula.

Sígueme
  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black LinkedIn Icon
  • Black Pinterest Icon
Publicaciones Recientes
Recent Posts
Please reload

Búsqueda por etiquetas
Search By Tags

Giselle Cantú - Healthy Habs, No Diets  2019 © Todos los derechos reservados.

Términos y Condiciones de Uso

Política de Privacidad