Healthy Habs, No Diets

¿Por qué no recomiendo Stevia ni Splenda, ni otro edulcorante sin calorías?


Este artículo lo dedicaré a las personas que les gusta endulzar sus comidas o bebidas con los sobrecitos de color amarillo, azul, rosa y verde.


Así es, me refiero a los edulcorantes artificiales aspartame (NutraSweet®, Equal®), sucralosa (Splenda®) y sacarina (Sweet'N Low®), así como la Stevia (Truvia®, Stevia in the Raw®).


Nos han vendido por muchos años que estos endulzantes sin calorías son el sustituto perfecto del azúcar. Es decir, consumir alimentos y bebidas dulces sin las calorías del azúcar.



¿Fue buena idea haber sustituido el azúcar por edulcorantes sin calorías?


Cuando comemos algo dulce, ya sea azúcar, edulcorante artificial o edulcorante "natural" sin calorías (por ejemplo, stevia), se activan los procesos del centro de recompensa de nuestro cerebro. El azúcar al tener calorías, desactiva este proceso de recompensa y te dice un “hasta aquí, ya no quiero azúcar”. Sin embargo, a diferencia del azúcar, los edulcorantes artificiales no desactivan este proceso porque nunca mandaron calorías. Por lo tanto, nuestro cerebro continuará mandando señales que necesita más cosas dulces porque no está satisfecho.


Se ha mencionado que entre más refresco de dieta consume una persona, menor será la activación en el área del cerebro responsable de la recompensa y satisfacción del sabor.


¿Qué significa todo esto?


Que, si reemplazas el azúcar por edulcorantes sin calorías, tendrás un cerebro que continuamente mandará señales de “más comida” porque nunca estará satisfecho. Nunca le mandaste las calorías. Tu cerebro no cederá hasta que le des las cosas buenas y reales. Sí, amigos: el azúcar.


Al ver en el mercado productos “bajos en calorías”, lo primero que se te viene a la mente es que las calorías son malas. Que debes de comer lo menos que se pueda en calorías, para NO engordar. Pero a través de los años mi ideología sobre esto ha cambiado bastante. Digamos que ahora, estoy en contra de todos los productos de dieta y bajos en calorías. Las calorías son energía. Nos mantienen vivos. Además, para hacer un producto bajo en calorías le tienes que agregar muchos ingredientes procesados, que nuestro cuerpo no está acostumbrado a procesar. En este caso los edulcorantes artificiales.


Además, el uso constante de edulcorantes sin calorías puede desensibilizar las papilas gustativas al sobreestimularlas de forma continua. Los edulcorantes artificiales son 160-600 veces más dulces que el azúcar natural. Así que el azúcar natural, las frutas, etc., ya no te sabrán dulces. Las papilas gustativas sobreestimuladas, digamos que “se apagan” y no pueden notar sutilezas en los alimentos.


¿Por qué no recomiendo Stevia ni Splenda, ni otro edulcorante sin calorías?


¿Por qué la stevia no la recomiendas, si es natural?


Hay una gran diferencia entre la stevia que compras en el supermercado y la stevia que puedes cultivar en casa, digamos la stevia natural. Y pues, digamos que ninguna de las dos las recomiendo.


Los productos de Stevia que se encuentran en los estantes de los supermercados, como ‘Truvia’ y ‘Stevia in the Raw’, no contienen hojas de stevia enteras. Están hechos de un extracto de hoja de stevia altamente refinado llamado rebaudiósido A (Reb-A). Reb-A es aproximadamente 200 veces más dulce que el azúcar de mesa.


De hecho, muchos productos de stevia tienen muy poca stevia. Los edulcorantes hechos con Reb-A se mezclan con diferentes edulcorantes, como el eritritol (un alcohol de azúcar) y la dextrosa (glucosa).


Por ejemplo, ‘Truvia’ es una mezcla de Reb-A y eritritol, y ‘Stevia en The Raw’ es una mezcla de Reb-A y dextrosa (sobres) o maltodextrina (bolsa para hornear). La dextrosa es glucosa y la maltodextrina es un almidón.


La FDA dice que los glucósidos de stevia, como Reb-A, son "generalmente reconocidos como seguros". Pero no se ha aprobado la stevia natural de hoja entera o el extracto de stevia crudo para su uso en alimentos procesados y bebidas debido a la falta de información de seguridad.


Existe la preocupación de que la hierba de stevia cruda pueda dañar los riñones, el sistema reproductivo y el sistema cardiovascular. También puede bajar la presión arterial o interactuar con medicamentos que disminuyen el azúcar en la sangre.


Un estudio de 2015 informó un posible vínculo entre los edulcorantes no nutritivos, incluida la stevia, y la alteración de la flora bacteriana. El mismo estudio también sugirió que los edulcorantes no nutritivos pueden inducir intolerancia a la glucosa y trastornos metabólicos.


Yo sé que es raro, decir que un producto altamente refinado, como la Reb-A se considere más seguro que uno natural (hoja de stevia). Este es un misterio común con los productos a base de hierbas.



¿Es cierto que los edulcorantes sin calorías me ayudan a bajar de peso?


Aunque no apoyo mucho esta ideología de dar tips y consejos “para bajar de peso”, quise poner este apartado porque es uno de los conceptos erróneos que se tiene de los edulcorantes artificiales.



Los investigadores han planteado la hipótesis de que consumir bebidas dietéticas podría inducir una alimentación compensatoria, ya sea por la tranquilidad psicológica que proporciona consumir menos calorías o como resultado de la estimulación del apetito.


Por ejemplo en el estudio epidemiológico que se llevó a cabo en San Antonio, San Antonio Heart Study, investigadores de la Universidad de Texas observaron a más de 2,000 voluntarios durante 7-8 años y descubrieron que mientras más refrescos de dieta bebía una persona, mayores eran las probabilidades de que tuviera sobrepeso u obesidad.


No existe un consenso científico sobre si los productos "dietéticos" con edulcorantes bajos en calorías ayudan con la pérdida de peso a largo plazo. Los estudios a largo plazo generalmente encuentran un efecto mínimo o ningún efecto sobre la pérdida de peso (todo lo contrario a lo que se cree actualmente).



¿Podrían los edulcorantes sin calorías afectar mi metabolismo?



No está claro. Las bebidas endulzadas artificialmente se han relacionado con un riesgo elevado de síndrome metabólico, diabetes y enfermedades cardiovasculares.


Un estudio también ha planteado la posibilidad de que el consumo constante de estos edulcorantes artificiales está vinculado a trastornos metabólicos como la intolerancia a la glucosa y el aumento de la incidencia de diabetes tipo 2.


La investigación ha descubierto que aunque la mayoría de estos edulcorantes artificiales se excretan sin cambios en la orina o las heces, estos afectan el metabolismo a través de alteraciones en la flora intestinal.


También vale la pena señalar que se han informado tasas similares o más altas de enfermedad cardíaca e hipertensión en consumidores de bebidas "dietéticas", que en aquellos que beben alternativas endulzadas con azúcar. El riesgo de diabetes tipo 2 es similar en ambos grupos.


En resumen, la e