Healthy Habs, No Diets

¿Se necesita realmente estar delgados para estar sanos?

May 2, 2019

Fotografía tomada y editada por Giselle Cantú

 

Hablaba en el post anterior sobre cómo nuestra cultura del “físico es muy importante” ha hecho que nuestras exigencias y peticiones hacia los profesionales de la salud (médicos, nutriólogos) cada vez sean más superficiales.

 

A mi parecer, también algunos (o muchos) profesionales de la salud estamos inmersos en esta misma cultura “del físico es muy importante” porque:

 

1) Si vemos que un paciente se preocupa demasiado por su cuerpo, lo vemos como algo bueno, porque es una persona “a quién le importa su salud”.

 

2) Vemos a cualquier persona de talla o peso mayor como alguien que NO es saludable… “Si es gordito, es porque está haciendo algo mal”.

 

Me atreveré a debatir cada uno de estos dos puntos:

 

Para mí, la forma de pensar del primer punto a debatir, me ha costado mucho trabajo cambiarla… ¿Por qué? Porque a los nutriólogos nos han entrenado a contar calorías de las comidas (de cada cosa que comemos), a desechar alimentos si tienen exceso de azúcar o de sal o de aditivos, a pesar y medir a los pacientes, entre otros ejemplos. ¿Y eso que tiene de malo? Esto me ha costado entender… que NO TODOS SOMOS IGUALES y que NO TODOS PENSAMOS IGUAL.

 

Es normal que a la consulta te llegue una persona que casi toda su vida ha hecho dietas restrictivas o ha visitado a muchos otros nutriólogos o doctores para poder “bajar de peso” (motivo principal de consulta).

 

Una persona que ha vivido a pura dieta, es más propensa a sufrir de un trastorno de alimentación. Lo más curioso es que es muy común conocer personas con algún indicio de un trastorno de alimentación. Existe un término que se le llama “casi anorexia”, en el cual este está presente en 1 de cada 20 mujeres. Digamos que no entras en los criterios diagnósticos de una persona con anorexia, pero realizas comportamientos muy semejantes al de una persona diagnosticada con ello.

 

¿Eres una persona que cuenta las calorías de todas sus comidas con una app?, ¿Frecuentemente te encuentras restringiendo comidas (ciertos grupos de alimentos o comidas completas) para poder modificar tu cuerpo? ¿Ocasionalmente o rara vez te has encontrado haciendo atracones de comida? ¿Ocasionalmente o rara vez te has sometido a ejercicios extremos, has tomado laxantes o hasta vomitado para compensar lo que comiste? ¿Compartes memes en tus redes sociales TODO el día sobre como bajar de peso y tips de fitness?, ¿Todo el día piensas en cómo cambiar tu alimentación para poder moldear su cuerpo? ¿Te suena familiar?

 

Darle a una persona con indicios de un trastorno de alimentación otra dieta ¿crees que sea la solución? Volverle a dar otro plan de alimentación (aunque no sea restrictivo) donde vengan porciones sugeridas por ti, donde elimines o limites los alimentos “malos”, es como (discúlpenme si sueno exagerada) darle a una persona que ha salido de rehabilitación de alcoholismo, una “copita de vino” todas las noches para la salud de su corazón…

 

Digamos que lo estamos haciendo con toda nuestra buena intención (crear hábitos saludables o aumentar la salud del corazón), pero les estamos dando el mismo método (dieta o copita de vino) el cual les provoco ese trastorno (casi anorexia o alcoholismo). Un ciclo vicioso.

 

Aunque me digas que la dieta no es restrictiva, y que es muy flexible… hay ciertas personas que no sabrán separar lo que es dieta y lo que es una alimentación balanceada. Ahora, al ver a una persona que se preocupa demasiado por su cuerpo, después de muchos topes en mi vida profesional he comprendido que, lejos de pensar que es una persona que se preocupa por su salud, para mí, es una alerta roja que a esta persona NO le puedo dar una dieta más.

 

 

Ahora debatiré el punto número dos…

 

Veamos un ejemplo muy sencillo para que podamos entender esto… ¿Conoces a alguna persona delgada con triglicéridos altos o con presión alta o prediabetes? Si la respuesta es sí… ¿a esa persona que le dirías que por qué está enferma? La mayoría de la gente le contestaría… “Estás enfermo por tu genética”.

 

Veamos el mismo caso, pero ahora con una persona de peso mayor... ¿A esa persona que le dirías que por qué está enferma? La mayoría de la gente le contestaría… “Estás enfermo por tu peso, necesitas adelgazar”.

 

Ahora volteemos las cosas… ¿Conoces a una persona delgada, que es sana? Si la respuesta, es si… ¿a esa persona que le dirías que por qué es sana? La mayoría de la gente le contestaría… “Es sana porque es delgada”.

 

Veamos el mismo caso, pero ahora con una persona de peso mayor... ¿A esa persona que le dirías que por qué es sana? La mayoría de la gente le contestaría… “Estás sana ahorita, pero necesitas adelgazar para que no te enfermes luego”.

 

Los profesionales de la salud tenemos un sesgo muy grande, que vemos al peso per se (por sí mismo) como la causa principal a todas nuestras enfermedades, cuando existen otros factores que afectan nuestra salud, independientemente del peso, como: ¿Qué tantos alimentos nutritivos consumes? ¿Tienes acceso a alimentos nutritivos? ¿Acostumbras frecuentemente alguna actividad física? ¿Cómo es tu nivel de estrés? ¿Tienes antecedentes familiares de alguna enfermedad?

 

El ver al peso cómo el principal factor de muchas enfermedades, es lo que nos está haciendo ser obsesivos por nuestro físico. Esta ideología es la que ocasiona que las personas se sometan a métodos peligrosos para adelgazar, sin importar si afectan su salud, porque estamos dando a entender que perder el mayor peso posible es lo que nos hará estar sanos.

 

¿No te ha tocado conocer un doctor que te felicita porque bajaste mucho de peso, pero ni siquiera te preguntó cómo fue la manera en el que lo hiciste? ¿Qué pasa ahí? Nos están felicitando ÚNICAMENTE POR EL PESO, y eso está mal, porque nos está dando entender que el ser delgado es la única manera para estar sanos, y eso es una total mentira.

 

¿Qué trato de explicar con esto?

 

Si llevas años teniendo buenos hábitos de salud y todavía estás inconforme con tu peso, ¿qué te hace pensar que NO estás sana? ¿Qué tal si ese es el peso que tu cuerpo ha querido mantener para que estés sana y tu nada más lo quieres modificar porque la moda dice otra cosa? Tenemos que comprender que existimos personas de muchos tamaños, y nuestro tamaño NUNCA definirá nuestra salud. Tus hábitos sí.

 

- Giselle

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Soy Giselle, nutrióloga mexicana, viviendo en Texas. Floja para la cocina y práctica para el ejercicio, por eso hago ejercicio en mi casa gracias a YouTube.

 

En este blog encontrarás recetas rápidas y prácticas, utilizando ingredientes básicos. También productos que recomiendo de H-E-B.

Y por último, encontrarás artículos y opiniones con enfoque no-dieta y no-peso para que nunca más vuelvas a seguir una dieta ni a darle importancia a la báscula.

Sígueme
  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black LinkedIn Icon
  • Black Pinterest Icon
Publicaciones Recientes
Recent Posts
Please reload

Búsqueda por etiquetas
Search By Tags

Giselle Cantú - Healthy Habs, No Diets  2019 © Todos los derechos reservados.

Términos y Condiciones de Uso

Política de Privacidad